top of page
  • Instagram
  • Whatsapp
  • google-icon-logo-black-and-white_edited
  • Facebook

Mi arcoíris




En nuestro último viaje a África tuvimos el privilegio de contar con guías locales experimentados cuyas enseñanzas y amor por esa tierra y sus procesos me marcaron profundamente.  La historia que más me conmovió fué la del rinoceronte, ese animal imposible que con su armadura y gran cuerno parece estar siempre listo para la batalla, pero que es uno de los más grandes ejemplos de la fragilidad de las especies cuando se rompe el equilibrio de los ecosistemas.  Los rugidos de los leones y el canto de los pájaros se interrumpían con el ruido ensordecedor de los helicópteros que trataban de localizar a los cazadores ilegales y furtivos que perseguían una familia de esos magníficos animales.


Una madrugada, este imponente individuo se detuvo frente a nosotros. La naturalidad con que nos recibió, la pausada cadencia en su movimiento, me embargaron de emoción a la vez que de dolor al pensar que la existencia misma de la especie, pero también de aquél que tenía frente a mis ojos, está tan amenazada que podrían incluso desaparecer, y éso precisamente fué lo que quise expresar con esta imagen.


Aunque revela un sentimiento, éste se traduce a la imagen a través de la técnica fotográfica. La foto fué tomada con larga exposición para, con el movimiento intencional de la cámara y sumando el flash poder captar los colores, lograr a la vez mostrar y desvanecer al rinoceronte. Es un grito de alarma, mi grito, frente al peligro inminente, un llamado de atención que busca conmover y motivar al espectador.  Los colores captados de esta forma evocan un arcoíris, que representa la esperanza, la posibilidad de que el futuro sea otro, y el rinoceronte pueda continuar su apacible vida en un hogar que ha sido suyo por millones de años.


Ysabela

4 views0 comments

Related Posts

See All

Comentários


bottom of page